Calidad vs Cantidad

Cantidad vs calidad
Cantidad vs calidad en el triatlón

Cuando hablamos con cualquier triatleta y le preguntamos si está entrenando bien, la respuesta siempre suele ser un valor sobre el volumen, de horas semanales o metros en cada una de las disciplinas.

Vamos a poner un ejemplo para intentar buscar la respuesta a esta pregunta. Un triatleta realiza una salida de 4h con la bici de ruta, rodando a ritmo aeróbico por terreno variado. El otro amigo, aunque hiciera buen tiempo en la calle, se sube al rodillo y realiza un entrenamiento de 1h, incluyendo series cortas de para trabajar el VO2max y acaba el entreno con unas series de 20″ maximales.

Lucy Charles y Reece Barclay entrenando en el rodillo. Foto: Holly Charles

La respuesta de un entrenador sería que el objetivo de estos entrenamientos es diferente, esto es, que cada entrenamiento buscaba trabajar una capacidad fisiológica diferente. Pero si comentamos a un amigo estos dos ejemplos, seguro que nos dice que el triatleta que ha realizado 4h está entrenando mejor. O llevando al extremo, a nivel de calle, se valora más al triatleta que hace un IM (con todos mis respetos y sin quitar ni un gramo de mérito), que al que hace un sprint, independientemente del ritmo al que haya ido uno u otro.

El método «cuanto más, mejor»

Aunque cada día más triatletas disponen de un entrenador, aún hay gente que entrena por su cuenta, planificando sus entrenamientos o simplemente entrenando sin ninguna planificación, siguiendo el método “Cuanto más, mejor”. Meter volumen a baja intensidad, acumulando kilómetros y kilómetros sin apenas cambios de ritmo y cuanto más volumen hayan metido esa semana, valorar si ha sido una semana dura o no. Es verdad que el objetivo de muchos de ellos no es el rendimiento y que realicen triatlón por simple hobby, pero luego hablan de mejorar sus marcas, de carreras que han ido más rápido o de que han ganado a otro chaval del club.

A cualquier nivel de rendimiento, sea un PRO como un grupo de edad, realizando todos los entrenamientos a baja intensidad y mayor volumen posible, lleva a que tu capacidad para seguir realizando esa actividad se alargue en el tiempo, pero a partir de un punto, nunca llevará a que puedas ir más rápido. Para eso, durante los entrenamientos también hay que estimular las intensidades muy altas de corta duración y otro tipo de tareas cuyo objetivo sea trabajar las zonas altas de entrenamiento. Este tipo de entrenamientos es fundamental para cualquier distancia que compitamos en triatlón, sea un sprint como para un Ironman, que no por estar preparando un IM, nuestro entrenamiento se tiene que basar en meter y meter kilómetros. Aquí gana el que más rápido va hasta la meta, no el que más tiempo puede durar haciendo deporte.

¿Qué medida es más significativa para valorar el entrenamiento realizado?

Al hilo de esto, llevamos ya un tiempo viendo y hablando de los entrenamientos de los noruegos (300km en bici, subida a Sierra Nevada corriendo o cualquier otra de las suyas) y más ahora, que en el último año han dado muchísimo que hablar en competiciones de cualquier distancia.

Se dice que su entrenamiento consiste en meter volumen y muchos pensarán que su método es el de “cuanto más, mejor”, pero creo que esto no es así. Se habla de sus entrenamientos cuando hacen grandes volúmenes, pero en su rutina de entrenamientos, también tienen tareas de muy alta intensidad, con series a ritmos muy altos. Pero estos días no se muestran en las redes, que es justo donde está la clave de su éxito.

Es verdad que los volúmenes que meten en las tres disciplinas en muy grande, pero creo que la clave está en la calidad de sus entrenamientos. La medición, el seguimiento y el análisis que hacen sobre todos los entrenamientos es el pilar fundamental, entrenamiento basado en la ciencia, el que da mucha calidad a todos todos los entrenamientos que hacen. Su método no es el volumen, es la calidad de esos volúmenes. 

El verdadero método noruego

No nos podemos confundir ahora y tratar de entrenar “cuanto más, mejor” como “hacen los noruegos”. Su método, como he dicho anteriormente, basado en la calidad de su cantidad, es útil para ellos, funciona con ellos, triatletas muy buenos, con ciertas características, que toleran muy bien la carga y, sobre todo, que se dedican a ello. No a cualquier triatleta PRO le funcionaría ese método o ¿creéis que si Noya (o cualquier otro) entrenará con los noruegos, podría hacer 7:21:12 en un IM? Quizás sí, quizás no.

Lo que está claro es que, por favor, no intentéis hacer esto en casa. Digo intentar imitar sus entrenamientos, lo de la marca en IM si queréis sí.