Foam Roller: qué es, cuándo utilizarlo, cómo utilizarlo y beneficios

Foam Roller

¿Qué es?

El Foam Roller consiste en un rodillo de espuma, que se mantiene firme, y que permite ejecutar la técnica conocida como liberación miofascial (el sistema fascial es una red que envuelve y conecta todos los componentes de nuestro cuerpo), utilizando nuestro propio peso para “rodar” por la zona de nuestro cuerpo que pretendamos “masajear”.

Además de ligero, el Foam Roller es muy fácil de almacenar y asequible, su precio suele situarse entre los 10 € y 30 €.

¿Cuándo utilizarlo?

Cada vez se está utilizando más como una herramienta a incorporar en la rutina del entrenamiento, tanto en la parte de movilidad como en la de estiramientos (calentamiento y vuelta a la calma). Aunque podemos utilizarlo en cualquier momento del día, normalmente se aplica en dos momentos clave: antes y después de la sesión de entrenamiento, permitiendo reducir el dolor y activando la musculatura antes de comenzar a entrenar.

¿Cómo utilizarlo?

Su uso es muy sencillo, simplemente debemos dejar caer nuestro cuerpo sobre el rodillo. Es muy importante ser consciente de la musculatura que queremos tratar. Si en esta zona encontramos algún tipo de contractura o punto gatillo, basta con rodar sobre ella.

La intensidad de los ejercicios durante el entrenamiento aumenta o disminuye en función del peso sobre el Foam Roller. Si queremos aumentar la intensidad podemos añadir más fuerza o liberar algún miembro, como una pierna, de esa manera la presión aumenta automáticamente.

Beneficios

Aumento del rango de movimiento: Utilizar el Foam Roller antes del entrenamiento podría reducir la rigidez muscular e incrementar nuestra movilidad articular. Esta podría mantenerse por aproximadamente 30 minutos. 

Recuperación muscular: El uso de este sencillo artilugio después de la sesión de entrenamiento, acelera la recuperación muscular al actuar sobre los tejidos dañados, aumentando el flujo sanguíneo y oxigenando la zona. 

Alivia contracturas y dolores musculares: Al realizar la técnica de automasaje con el rodillo de espuma, podremos aliviar de forma fácil y eficiente los dolores y contracturas musculares producidas tras un entrenamiento intenso. Esto ayuda a prevenir que aparezca así una contractura más grave y posteriormente una lesión. Se puede utilizar también en los días de descanso para ayudar a los músculos a recuperarse de forma más rápida y eficiente.