fbpx
21.6 C
Kona
sábado, agosto 13, 2022

CRÓNICA IRONMAN NIZA 2022 ( PARTE 1)

- Advertisement -

Emilio Moreno López (@tri4dream) / Niza

Me pongo a escribir esta crónica con la música de Julio Iglesias sonando a todo trapo en mi vecindad. Uno de los españoles más universales del mundo servirá de motivación para describir el viaje y la carrera de una familia que se fue a Niza a perseguir un y volvió con la satisfacción del deber cumplido a medias: finisher de mi séptimo Ironman pero lejos del objetivo por el que tanto había peleado y entrenado, el de clasificarme para el Campeonato del Mundo Ironman de Hawaii 2022.

Han sido infinidad de mensajes recibidos donde me decían que no perdiera la perspectiva, que había acabado una carrera infernal y que debía de estar satisfecho. Cierto. Pero ya tenía 6 medallas y en Niza buscaba lo mismo que en Marbella, hacer un carrerón. En el 70.3 conseguí hacer puesto 11 en 40-44 y tener Slot para Utah 2022, premio que rechacé por tener la ilusión de conseguir Kona en Niza.

La preparación para este Ironman fue perfecta. Había tenido un rendimiento espectacular durante todo el año, sin lesiones y con unas sensaciones increíbles en los entrenamientos clave. Salidas de 5 horas, series largas a ritmo, tiradas largas a pie… El #métodoarroyo funciona, lo demostramos en Cascais con una maratón perfecta para mí (03h27 acabando fortísimo) y en Marbella haciendo el 8 en bici y corriendo mi mejor media maratón en 70.3 ( 01h32).

Con este panorama nos embarcamos en la aventura de Niza, prueba que llevaba apuntado desde enero de 2020. Quizá ahora pensándolo fríamente, no sé si era el sitio idóneo para conseguir la clasificación a Hawaii, pero bien es cierto que en 2020 ese objetivo no se me pasaba por la cabeza, o por lo menos no lo veía muy alcanzable.

ROAD TO NIZA

Nunca me olvidaré del mensaje que recibí de mi amigo Rubén ( 50 años), con mucha experiencia en esto del Ironman unos días antes de partir a Niza: «Emi, tío. No te vayas en coche. Vas a tirar por la borda toda la preparación de estos meses. No recuperas las piernas de los 1300km. Por favor, coge un avión y vete así, no cometas la locura de esa paliza de viaje».

Tanteé la opción de los vuelos y era imposible por tema precio ( demasiado tarde ya) y por logística con 4 niños. Así que decidí adelantar un día el viaje y salir el miércoles. Lucas tenía un examen de Alemán, esperé a que acabara y sobre las 16:30 pusimos rumbo a Francia. Lógicamente no podíamos hacerlo del tirón, así que buscamos una parada intermedia. Fue en Barberá del Vallés, donde mi amigo Jose Gesteira nos hizo de cicerone. No llegamos muy tarde, sobre las 21:30, así que nos dio tiempo a cenar en una asiático y descansar bien.

A la mañana siguiente, sin madrugar mucho, pusimos rumbo a la #etape2. Dirección Mougins, un pueblo precioso a 20 kilómetros de Niza buscando ahorrarme una noche allí, ya que en estas fechas era inviable coger alojamiento a precio razonable. El viaje fue muy cómodo, la verdad. Paramos cada dos horas, comimos en unas vías de servicio que hay en Francia espectaculares y los niños iban portándose fenomenal. Creo que no lo he dicho: la expedición estaba formada por mis 4 hijos, mi madre y servidor. Mi padre se quedó trabajando y Rocío volaba el sábado.

Llegamos a Mougins a las 18:00, suficiente para darnos un baño y descansar. Conseguí un alojamiento espectacular a un precio muy razonable teniendo en cuenta que éramos 7. Los niños disfrutaron muchísimo. Piscina, ping pong, zonas verdes, buena temperatura, apartamento perfecto y cama espectacular. Estancia de 10.

Sin mucho madrugar, pusimos rumbo a Niza. Apenas teníamos 30 minutos de trayecto, por lo que nos dirigimos directamente a la Plaza Massena, centro neurálgico de la prueba donde tenía que recoger el dorsal. Llegamos a 13:00. Estaba la plaza abarrotada. Un ambiente espectacular. La ciudad nos recibió con la mejor de las bienvenidas. Aroma a Ironman por los cuatro costados. Recogí el dorsal, todo controlado y dimos un paseo por el centro de Niza. 80 euritos en cuatro recuerdos y al hotel a intentar a hacer el Checkin.

Conseguimos llegar al Adagio Promenade justo a la hora de la entrada. Hice el pago, documentos, recogí las llaves, bajamos todo de la furgoneta y para arriba. Planta 3 y 8. Lo complicaba un poco porque los ascensores eran peor que los del Empire State, una hora de espera cada vez que intentabas bajar o subir. La madre que me parió. :))

Habitación 306 perfecta, todo en orden. Abrí la 806 (la mía) y no me cuadraba. Mucho más pequeña y sin aire acondicionado en el dormitorio donde tenía que dormir. Me rebelé. Bajé a recepción y le dije amablemente a la recepcionista que no podía ser esta habitación. Tenía reservadas dos de 45m2, había pagado el mismo importe por ambas y no entendía cómo me había dado una de poco más de 20m2. Me decía que lo sentía mucho, pero que estaban completos y que no me podían cambiar. Entré en modo vena inflamada, pulso a 175 y comprendió que efectivamente, tenía que cambiarme. Así que casualmente ya no estaban completos y sí me encontró una habitación del mismo tamaño que la 306, que es la que yo había reservado y pagado.

Primer contratiempo superado. Vamos a por más, que esto es solo el principio. Entre pitos y flautas nos ponemos a comer casi a las 17:00 de la tarde. Me puse a montar la bici, en realidad solo era poner la rueda delantera, el resto no toqué nada porque entra en la furgoneta sin tocar nada más, pero el disco rozaba muchísimo. Intenté ajustarlo, pero nada. Cogí la bolsa del dorsal y me di cuenta que ¡no me habían metido el gorro de nadar! Pues estamos bien. Miré el reloj y tomé la decisión de aprovechar y salir de nuevo a la Plaza Massena en la furgoneta a por el gorro y a dejar la bici en el Bike Service.

Gorro recogido, me lo dieron sin problema y bici en el taller. Me la recepciona un chico que hablaba perfecto español y así pude explicarle bien lo que le pasaba. Eso sí, me dijo que tenía que ir a por ella el sábado a las 11:00, que estaban hasta arriba y que ya no daba tiempo, eran casi las 19:00. Con gorro pero sin bici, me volví al hotel. El día estaba siendo de aúpa. Casi las 20:00 y no había parado ni un momento.

Vamos a por otro contratiempo. Rocío tenía el vuelo el sábado a las 10:00 y casualmente había huelga de controladores en Marsella y le cancelan el vuelo. Al final tras un poco de incertidumbre, consiguen plaza en un avión el mismo viernes a las 21:50, llegando a Niza a las 23:45. Cené en el hotel, descansé un poco, dormí a los niños y a las 23:30 me fui al aeropuerto a por ella. Con el tema de la huelga, el vuelo venía con retraso. Al final aterriza casi a la 01:00, yo me había quedado ¡dormido en la furgoneta! No podía más. Estaba roto. Llegamos al hotel a la 01:30 y a dormir completamente destrozado.

SABADO PRE CARRERA

Intenté dormir, pero fue una noche criminal. A las 07:00 tenía los ojos como platos y decidí salir a hacer la activación de carrera a pie por el paseo marítimo. Parecían las 15:00 de la tarde. Qué cantidad de gente corriendo o caminando. Mucha vida en esta ciudad. Fui arrastrándome durante media hora. Subí al hotel, desayuné y me fui a por la bici al Bike Service. Pregunté en recepción por un taxi, ya que mi hotel estaba a 3km de la Plaza Massena. Me dijeron que no, que era más fácil la opción del tranvía que pasaba a la espalda del hotel y que en 4 paradas estaba en el centro.

Allá voy. Compré el billete y puntual apareció el tren completamente a reventar de gente. Si no pillé el Covid allí, no lo pillo en la vida. Parada 1, parada 2, cada vez sube más gente y en la parada 3 se atascó nuestra puerta del vagón. Se abría, se cerraba, se abría, se cerraba… Y nada. Apareció el maquinista, se puso a trastear y la puerta que no iba. Yo tenía a Camavinga y Tchouameni respirándome en el cogote, me empecé a agobiar y a la que la puerta con el maquinista se volvió a abrir, salí escopetado. Prefería caminar que morir en el vagón. 🙂 No sabía si la puerta iba a arreglarla en 2 minutos o en 15. No podía esperar más. Me bajé y efectivamente, nada más pisar tierra y andar 10 metros, el tren se puso en marcha. ¡Mierda!

Todavía estaba a un kilómetro y algo de la playa donde había quedado para nadar con Andrés, Ferrán, Francisco, Borja…No conseguí ubicar bien dónde estaban y tras 20 minutos esperando en el sol, decidí irme a tomar por culo de allí completamente jodido física y mentalmente. :))

Fui en busca de la bici. Había una cola increíble. Menos mal que estaba mi amigo, me ubicó rápido y dio la bici en un momento. Parecía que todo bien. El disco no sonaba. ¡Aleluya! Me monté y me fui dirección al hotel a intentar nadar algo en la playa donde estaba mi familia, al lado del hotel. Victor me había dicho que hiciera todo pronto, que a las 12:30 comiera y a las 14:00 estuviese en boxes para quitarme el marrón del checkin del material.

Eso hice. Comí, preparé todo y me fui en bici a la T1. Eran las 14:00 y poco. Un sol abrasador. Empecé a rodar y me di cuenta rápido que algo no iba bien. Notaba la dirección muy suelta, como que me costaba mantenerla recta. Se me iba con mucha facilidad. Me acojoné. Pensé: ¿Será una paranoia y es porque voy en pantalón corto, con una mochila en la espalda? Mientras llegué a la T1 pensé si metía la bici o me iba otra vez al bike service. Al final hice lo segundo. La bici ni iba bien y me la tenían que mirar. La cola de nuevo era alucinante, pero volví a ver a mi «colega» que hablaba bien español y le expliqué que algo fallaba. Me me metió la bici y se la dio a un mecánico Top. Efectivamente me dijo que la dirección ( seguramente por el viaje) no estaba bien. Me la ajusta y se fue con ella a probarla por la Plaza Massena. Volvío y me dio su consentimiento. «Todo listo, amigo».

Ya no había excusas. Eran casi las 15:00 y había que meter por fin la bici en boxes. Todo en orden. Salí de allí con la gran duda: volvía en tranvía o andando. Como eran 2km a pie, decidí que lo mejor era buscar de nuevo el tren, pero no lo tenía muy bien ubicado. Empecé a andar en su búsqueda y no daba con ello. Buscaba la parada de la línea que me dejase en el hotel, pero me costó. En una de estas me encontré en una calle una tienda de alquiler de patinetes eléctricos. Entré, pregunté y una chica de Venezuela me explicó todo el funcionamiento, el precio y demás. Le di el ok ( lo único que quería era no dar un paso más) y cuando voy a firmar el contrato (35€ el día) me pidió 400€ de fianza. jajaja. Hasta luego, Lucas. Me piré de allí sin patinete y en busca de nuevo del tranvía.

Llegué al hotel a las 16:30 completamente reventado. Me di una ducha, me puse el pijama y cuando me disponía a tumbarme en la cama para descansar un poco, whatsapp de Andrés en el grupo que creamos de Niza: «Chavales, mañana no se puede meter nada en la bolsa del RUN y ni del BIKE. Todo hoy sí o sí.» Empezamos a debatir y en la guía del atleta no quedaba claro este aspecto. Me cambié para llevar los geles y demás cosas de la carrera a pie pero pensé en todo el tema tranvía, calor, paseo y decidí que ya cogería geles Maurten en los avituallamientos. No podía más. Necesitaba descansar urgentemente. Tenía las piernas con un hormigueo y una pesadez como no las había tenido nunca.

Me tumbé un rato en la cama, me puse a echar un vistazo al móvil cuando se me empiezan a cerrar los ojos a las 17:30. Víctor me dijo que buscara un entretenimiento pero que bajo ningún concepto me durmiera. Tenía que cenar a las 20:00 y dormirme al ratito. Así que decidí prepararme todos los bidones para la bici y así mientras hice tiempo para la hora de la cena.

Eran las 20:00 y tenía el cuerpo como si fueran las 00:30 y me hubiera metido 5 horas de bici. Qué mal rollo. Me acosté pronto y con 20mg de melatonina que me recomendaron mis amigos de SleepStudyHealth, caí redondo. Me desperté solamente una vez, a las 02:30. Lo demás del tirón hazta las 03:50 que tenía puesto el despertador.

Había llegado el momento. El ansiado RACE DAY.

Moraleja Parte 1: BUSCA SIEMPRE HOTEL ENFRENTE DE LA LÍNEA DE SALIDA. 🙂

Continuará…

Emilio Moreno
Emilio Moreno
🇪🇸 | IRONMAN Triathlete AG 40-44 💪 | Papá x4 y IRONMAN x7 🇪🇸(5) 🇵🇹(1) 🇫🇷(1) ✌🏽 | 1x IM703 WC qualified 🇺🇸 22 🎙 | Sports Journalist
00:15:19

Gurutze Frades nos cuenta cómo fue su carrera en St. George [VIDEO]

Hace algo más de dos semanas, la vizcaína Gurtuze Frades, cruzaba la meta de su 5º Campeonato del Mundo IRONMAN como triatleta profesional, esta...

Así funciona el Race Ranger, el sistema dispuesto a acabar con el drafting

Mientras se debate en redes y en portales especializados en triatlón por la mejor manera de reducir el drafting en las competiciones - salidas...

Judith Corachán, a por el doblete

Tras proclamarse campeona de España de larga distancia hace tan solo 5 días, la triatleta del ANb Triathlon Judith Corachán, hoy mismo va a...

Cuándo y cómo ver en directo IM St. George, TRADEINN 140.6 y TriXilxes

Tras los juegos olímpicos, posiblemente este fin de semana sea uno los más esperados por los aficionados al triatlón de los últimos años. Por...

La maldición de St. George

Como todos los que estéis leyendo esto ya sabréis, debido al Covid-19, el mundial de IRONMAN que hasta la fecha siempre se había celebrado...

La maldición de St. George

Como todos los que estéis leyendo esto ya sabréis, debido al Covid-19, el mundial de IRONMAN que...
00:07:14

No hagas esto si no te quieres lesionar [VIDEO]

Conforme avanzan los años practicando triatlón, vamos aprendiendo de lo que nos cuentan nuestros compañeros, de lo...

Cuándo y cómo ver Challenge Mogán y IRONMAN Texas

Parece ser que este sábado vamos a poder disponer de horas de triatlón suficientes como para estar...

13 triatlones españoles contarán con el apoyo de la PTO este 2022

Al igual que hace un par de meses hablamos - entrevista a Albert Moreno - sobre cómo,...

¿Quien va a sustituir a Lucy Charles en el Sub8 Attempt?

“El deporte es cruel a veces”, podíamos leer en las redes sociales de la triatleta británica Lucy...

MIDDLE DISTANCE OTSO CHALLENGE SALOU: La Crónica de Jacob Sánchez

Inicio temporada de triatlón para 2022 (o eso esperamos). Ganas de ponerse un dorsal y con muchísimo...