Tres cosas que podemos aprender de los nadadores más jóvenes

nadadores jóvenes

Me gusta llegar temprano a los entrenamientos de natación que dirijo. Además de estar allí para saludar a los atletas y responder a las preguntas sobre el entrenamiento, significa que a menudo puedo ver a un equipo de natación juvenil terminar su sesión antes de que los triatletas adultos que entreno puedan utilizar la piscina. He aprendido algo de todo ese tiempo observando, y escuchando, a estos niños nadar.

«No oigo a los nadadores jóvenes hablar de los ángulos de los codos, de la verticalidad temprana del antebrazo o de la diferencia entre una patada de 4 tiempos y una de 6 tiempos».

Cuando veo un grupo de entrenamiento de nadadores jóvenes, no oigo a los nadadores hablar de los ángulos de los codos, de la verticalidad temprana del antebrazo o de la diferencia entre una patada de 4 tiempos y una de 6 tiempos. Tampoco oigo a los niños hablar del gran entrenamiento que acaban de hacer. Los nadadores juveniles -especialmente los de 12 años o menos- tienden a centrarse en unas pocas cosas:

  • Nadar más rápido que sus amigos
  • Ser perezosos y trabajar lo menos posible
  • Divertirse sin complejos.

Podría parecer que sólo una o quizás dos de estas cosas podrían ser útiles, pero voy a argumentar que centrarse en las tres juntas puede dar resultados.

Centrarse en nadar más rápido es obvio, ¿verdad? Después de todo, uno de los principales objetivos de un entrenamiento es ser capaz de nadar más rápido. Por desgracia, centrarse en nadar más rápido no es suficiente por sí mismo. Esto se debe a que hay dos maneras de nadar más rápido. Puedes trabajar más duro, o puedes trabajar más eficientemente. Cuando los atletas adultos quieren nadar más rápido, normalmente se centran en trabajar más duro. Esto es natural porque, aunque es menos cómodo, es más fácil de ejecutar. El problema es que esto no es sostenible, y no nos lleva a nuestros objetivos a largo plazo de ser mejores nadadores en general.

Para ser mejores nadadores también tenemos que centrarnos en la eficiencia. Perezoso + rápido = eficiente. De este modo, los atletas que quieren vencer a sus amigos y, al mismo tiempo, trabajar lo menos posible, han creado una estructura natural de incentivos que les impulsa hacia una mayor eficiencia. Así es como podemos aprovechar el poder de la pereza para ayudarnos a ser mejores nadadores.

El último elemento que podemos tomar de los nadadores jóvenes es el deseo de divertirse. Este espíritu de diversión inspira mucho juego en el agua. Los niños durante una práctica de natación rara vez están sentados en silencio esperando su turno para hacer un 50. Están haciendo volteretas, aguantando la respiración bajo el agua, haciendo grandes olas con sus patadas, etc. Todos estos actos lúdicos pueden ser extremadamente frustrantes para sus entrenadores, pero también son grandes herramientas de aprendizaje. Están descubriendo todo tipo de cosas sobre cómo moverse e interactuar con el agua. Llevar ese espíritu de experimentación lúdica a tus sesiones de natación puede ayudar a mejorar tu comprensión de cómo moverte en el entorno tan desconocido que es el agua para muchos de nosotros.

Por lo tanto, aunque creo que es valioso tener un enfoque más estructurado e intencional de la natación, especialmente cuando se hace un conjunto de ejercicios, también puede ser bueno mezclarlo y mantenerlo simple a veces – divertirse, nadar rápido y ser perezoso. Si juntas las tres cosas, te sorprenderá el rumbo que toma tu natación.

Este artículo fue publicado originalmente por Darian Silk en Triathlon Magazine Canada. Darian Silk es entrenador de triatlón y fisiólogo del ejercicio clínico con sede en Toronto.