Vincent Luis cuenta exactamente lo que pasó en Indian Wells y cómo se podría evitar

Vincent Luis
Vincent Luis tras ser atropellado en el IM 70.3 Indian Wells. Foto: Vincent Luis Facebook

El pasado 5 de diciembre se disputó el 70.3 Indian Wells, la última prueba del calendario profesional y centro de atención por el debut en la distancia del doble Campeón del Mundo WTS, Vincent Luis.

Favorito a llevarse la victoria

A pesar de encontrarse en la línea de salida otros triatletas de la talla de Lionel Sanders, Jelle Geens o Miki Taagholt, el francés partía como favorito para llevarse la victoria

Hasta el kilómetro 80 todo iba según lo previsto, Vincent escapado en solitario, con una renta de casi 2 minutos sobre Lionel y con su carrera a pie, parecía que la carrera prácticamente ya era suya, pero de repente, aparecía en T2 junto a Sanders y con heridas por todo el tronco superior, incluso en la cara.

Poco después se supo que había sido atropellado alrededor del kilómetro 80, pero que pudo continuar y conseguir llevarse la segunda posición tras Lionel.

Desde la carrera se ha hablado mucho sobre lo ocurrido y para aclararlo, Vincent ha decidido pasarse por el podcast de ProTriNews para aclarar lo ocurrido y responder a todos los que le han escrito preocupándose por su estado.

El atropello

Vincent cuenta que los días de antes había estado reconociendo el circuito y sabía que en torno al kilómetro 80, había que cambiarse de un lado de la carretera al otro, “sabía exactamente lo que había que hacer”, aclara Luis.

Cuando llegó el momento de cruzarse, Vicent se topó con un policía, con dos conos a sus lados y que le obligaba a girar a la izquierda, “en cuanto gire a la izquierda entre en una urbanización, sin señales de IRONMAN. Sabía que algo estaba mal”.

El coche que abría carrera cometió el mismo error y se metió en la urbanización, pero se dieron cuenta de que algo no cuadraba y empezaron a bajar la velocidad, ahí Vincent se dio cuenta de que definitivamente por ahí no era y decidió hacer un giro de 180 grados.

“Al girar, vi a un Tesla en un lado de la carretera conduciendo muy despacio y justo cuando lo estaba adelantando, yo iba bastante rápido porque estaba intentando perder el menor tiempo posible y volver al circuito, el Tesla decidió girar y chocamos”, explica Vincent sobre lo que sucedió.

Sin hidratación ni nutrición

Cuenta que solo se hizo heridas en el tronco superior porque cayó de cara contra el suelo. Rápidamente, se levantó, cogió la bici y el GPS que había salido volando y regresó a la carrera. Perdió toda la hidratación y nutrición, pero como solo faltaban 10 kilómetros no fue un gran problema. 

Justó al entrar otra vez en el circuito pasó Lionel, por lo que calcula que perdió cerca de 2 minutos.  A pesar de algunos dolores, aguantó con él hasta los primeros kilómetros de la carrera a pie, donde acabó soltándolo.

“No sé cómo hubiese corrido si no hubiese pasado nada, pero seguro que más rápido de lo que corrí”, acaba diciendo el francés.

Actitud ejemplar

Sin dudarlo, es de aplaudir su actitud. Es un claro ejemplo de esos rasgos que tienen los mejores triatletas profesionales que les hace diferentes a la mayoría de la gente, incluso de otros PROs.

Vincent también ha dicho que no está nada enfadado por lo sucedido, cree que no es culpa de nadie y a la vez de todos. Está agradecido de que solo se quedara en un susto y de su segundo puesto.

“Le decía Jelle (su compañero de entrenamientos que también estaba corriendo) que menos mal que no le pasó a él, por qué con lo pequeñito que es se hubiese quedado aplastado en el suelo”, bromeaba Vincent.

La solución

Los chicos de ProTriNews le preguntaron qué considera él que se debería hacer para evitar estos incidentes, refiriéndose a lo que pasó en The Championship, donde un voluntario hizo que Lisa Norden, Judith Corachan y algunas más se salieran del circuito en bici y perdieran la carrera. Vincent cree que debería de haber dos motos con jueces oficiales que abran carrera y que cada vez que se acerque un desvío o cruce, una de las motos se adelante a cerciorarse de que el cruce está bien marcado y el voluntario sabe hacia dónde los tiene que mandar.