fbpx
23.4 C
Kona
martes, octubre 19, 2021

Dan Lorang, entrenador de Jan Frodeno y Anne Haug: «Sólo se tiene una cantidad limitada de energía mental, y las últimas reservas son para la competición»

Si te gusta el triatlón de larga distancia es difícil que no hayas oído hablar de Dan Lorang en algún momento. Este luxemburgués es una figura reconocida en el mundillo, entre otras cosas, por ser el hombre que ha llevado a Jan Frodeno y Anne Haug a lo más alto del podio en IRONMAN Kona. Además, desde 2016, Lorang forma parte del cuerpo técnico del equipo ciclista BORA – hansgrohe, del que ahora es Jefe de Rendimiento.

En una entrevista que compartimos a continuación (concedida al medio alemán Tri-mag), este científico, el único hombre que ha sido doble campeón del mundo en Hawái, habla sobre su desarrollo, cómo lidiar con las victorias y derrotas y el papel del cerebro en los deportes de resistencia.

En 2019 se convirtió en el primer entrenador de triatlón en ser doble campeón del mundo en el Ironman de Hawái gracias a las victorias de Anne Haug y Jan Frodeno. Después de la carrera, dijo que quería disfrutarla especialmente porque sólo se puede vivir algo así una vez. ¿Este gran éxito de la temporada pasada adquirió una apreciación personal diferente para usted debido a las circunstancias especiales del Covid?

Sí, de hecho lo hizo. El año pasado, fuimos conscientes de lo que tiene que pasar para que se te permita tener una sensación de logro como la de 2019 en Hawái. La situación del año pasado permite ver cómo las cosas pueden salir mal o cómo no se puede influir en ellas. Esto me hace apreciar un poco más el éxito. Entre tanto, miré más a menudo hacia atrás y recordé aquellos momentos especiales que pude vivir con los atletas. Y el valor de esos recuerdos se pone aún más de manifiesto cuando te encuentras con una situación como la que hemos vivido tan poco tiempo después.

En contraste con el resultado estelar de Hawái de 2019, también ha experimentado varios puntos bajos a lo largo de los años, ya sean resultados decepcionantes o contratiempos debido a las lesiones de sus atletas. ¿De dónde saca usted más información y motivación: de la glamurosa victoria o de la dolorosa derrota?

Eso es relativamente difícil. La gente suele decir que se aprende mucho de las derrotas o de las malas actuaciones, y ciertamente hay algo de verdad en ello. En ese caso, hay que ver qué no ha funcionado y por qué razones. Si tal vez se han puesto los estímulos equivocados o hay que probar otra cosa. Sin embargo, es crucial que haya un efecto de aprendizaje posterior.

La experiencia ha hecho que, después de todo, se miren con más atención ciertos síntomas en el futuro, aunque se haya dado luz verde antes.

Por ejemplo, a través de los decepcionantes años de Jan en Hawái en 2017 y 2018, tanto él como yo aprendimos a interpretar algunos presagios de manera diferente como resultado de la lesión. La experiencia ha hecho que, después de todo, se miren con más atención ciertos síntomas en el futuro, aunque se haya dado luz verde antes.

Por otro lado, en 2018, en el ejemplo de Jan, había por supuesto una motivación extrema. El Campeonato del Mundo Ironman 70.3 le mostró lo que aún era posible, y la posterior lesión le amargó aún más. Pero después de esos dos años, todo el equipo estaba dispuesto a darlo todo una vez más para ir a por un tercer título. La historia de fondo proporcionó una fuerza extra para impulsar el proyecto. Todo el mundo estaba muy animado para experimentar la sensación especial de una victoria en Hawái una vez más. Pero ese es sólo un ejemplo de muchos. Para mí, lo que más te motiva o lo que más te aporta depende siempre de la situación.

Cuando se piensa en situaciones en las que no todo salió según lo previsto: A pesar de los muchos éxitos, ¿hay cosas que desearía haber hecho de forma diferente en su carrera, mirando hacia atrás?

En realidad no hay mucho. Por supuesto, siempre hubo contratiempos, sobre todo debido a las lesiones de los atletas. Pero los errores y, sobre todo, la experiencia de crecimiento a través de ciertos errores siempre forman parte de ella, aunque siempre se intente evitarlos. Por eso, básicamente, volvería a ir por este camino. La única vez que me hubiera gustado evitar ciertos errores fue durante mi etapa como seleccionador nacional de la DTU (Deutsche Triathlon Union).

Después de los dos primeros años, dejé que la presión interior me disuadiera de seguir mi propio plan y mi visión ideal. Debido a la presión por el éxito y el deseo de cambiar, me dejé tentar por otras opiniones para volver a los «clásicos del entrenamiento» o para hacer ciertas cosas de esa manera porque una vez tuvieron éxito en el pasado.

Esto fue más bien gradual y ni siquiera noté conscientemente este cambio en ese momento. Pero en retrospectiva, esa fue también la respuesta que recibí de los atletas. No pretendía ser una acusación, pero fue una señal de alarma para que reflexionara una vez más sobre lo que realmente había sucedido. Al final, estaba demasiado preocupado por la insatisfacción interna y dejé que me influyera demasiado, aunque no tuviera nada que ver conmigo personalmente. Como resultado, perdí mi propia convicción, me limité a seguir el camino, y no tuve la visión objetiva desde el exterior de lo que estaba sucediendo en su conjunto para volver a tomar una dirección diferente. No lo hice bien en su momento.

Ha mencionado su propio proceso de aprendizaje. ¿Hay algún conocimiento o idea en particular que desearía haber tenido antes en su carrera de entrenador?

Cuanto más tiempo hago esto, más entiendo lo que significa el conocimiento experimental. Como joven entrenador, siempre oyes a los colegas más veteranos decir que necesitas experiencia. Como entrenador joven, a menudo piensas que has leído y aprendido mucho, que has entrenado a unos cuantos atletas, que siempre estás al día, y con los entrenadores mayores, la riqueza de la experiencia a veces significa que tiende a obstaculizar el acceso a nuevas ideas o métodos.

Pero este conocimiento de la experiencia te ayuda especialmente en el trato con los atletas y las diferentes personalidades. También qué experiencias de lesiones o síntomas de sobrecarga se han experimentado. Se trata más bien de lo que no ha funcionado antes. Reconoces más rápido ciertos patrones y preguntas sobre ellos. Cuanto antes se tengan ciertas experiencias, mejor será, por supuesto.

¿Por ejemplo?

En los días de la DTU, Gregor Buchholz tuvo una caída en Australia. Estábamos en el hospital y todo parecía estar bien, no había signos de conmoción cerebral. Pero fue así, días, semanas, tal vez incluso meses después me di cuenta de ciertas cosas. Algo era diferente en cosas sencillas como correr: la velocidad y el control no estaban ahí como suelen estar.

Hoy en día estoy convencido de que fueron las réplicas de esa caída de las que no me di cuenta en su momento. Con los conocimientos y la visión de hoy, por supuesto que lo habría afrontado de forma muy diferente. Yo lo habría mandado a casa primero y le habría dado paz. Con el tiempo se aprende muchísimo de lo que se experimenta y de los comentarios de los atletas. Eso puede haberte ayudado a tomar mejores decisiones a veces en el pasado, pero no puedes atajar ese proceso.

Hizo una encuesta en Twitter en la que preguntaba a sus seguidores cuál era la mejor forma de relación entre un entrenador y un deportista. Ya sea que el atleta elija al entrenador o viceversa. ¿Cuál es su opinión sobre esta cuestión? ¿Y ha habido algún caso en el que se haya dirigido activamente a un deportista para una colaboración?

Cuando empecé, todavía me acercaba a los atletas. Al fin y al cabo, no tenía nada que demostrar y todavía estaba entrenando a ambiciosos atletas de la categoría de edad en ese momento. Desde que trabajo exclusivamente con los profesionales, ha sido al revés. En los últimos años, sólo he recibido solicitudes de atletas o los atletas fueron determinados automáticamente por la asociación o el equipo. Pero a lo largo del tiempo, siempre he tenido esos pensamientos de querer entrenar a ciertos atletas. Por supuesto, hay atletas muy interesantes para trabajar, y no me refiero al éxito, sino a la persona y a todo su entorno. Cómo se entrega alguien, la personalidad y también cuando ves que algo se puede hacer mejor. Eso me habría gustado en algunos momentos y en principio no descartaría esta vía.

Sin embargo, mi requisito básico es no «robar» un atleta a otro colega entrenador. Y con eso, esos pensamientos suelen quedar rápidamente atrás. Básicamente, creo que la decisión consciente de un atleta por un determinado entrenador es la mejor opción. Los deportistas suelen pensar mucho de antemano y la semilla crucial ya está sembrada cuando se hace una consulta. Esto es entonces para la dedicación y la motivación de los atletas en la mayoría de los casos también la forma óptima.

Hablando de motivación, ¿cómo valora el papel del cerebro en los deportes de resistencia y qué experiencias ha tenido con sus atletas? Ciertamente, hay «campeones mundiales de entrenamiento» y, por otro lado, atletas que parecen superarse a sí mismos en la competición.

Este es uno de los aspectos que más he aprendido en los últimos años: las grandes diferencias que puede haber entre el rendimiento de los deportistas en los entrenamientos y en las competiciones. Siempre tengo mucho cuidado cuando tengo atletas que constantemente marcan nuevos tiempos en los entrenamientos, y entonces lo miro con mucha atención.

Creo que sólo se tiene una cantidad limitada de energía mental, y las últimas reservas de ésta sólo deben agotarse en la competición. Por eso mi actitud es que hay que completar cada sesión de entrenamiento de tal manera que después se tenga la sensación de haber podido dar un poco más después de todo.

A continuación, siempre trato de determinar la cantidad de energía mental que se ha necesitado para lograr ese rendimiento. Creo que sólo se tiene una cantidad limitada de energía mental, y las últimas reservas de ésta sólo deben agotarse en la competición. Por eso mi actitud es que hay que completar cada sesión de entrenamiento de tal manera que después se tenga la sensación de haber podido dar un poco más después de todo.

Por eso no hago pruebas de rendimiento máximo con demasiada frecuencia. Sólo tienen sentido si realmente te esfuerzas al máximo. Sólo lo hago muy específicamente y no más de tres veces al año. A veces incluso es aconsejable saltarse un intervalo en el entrenamiento si te sientes especialmente bien, y llevar esa certeza a la competición en lugar de ponerte en riesgo. Nunca he dicho a ninguno de mis atletas en los entrenamientos que deberían hacer más.

En una entrevista anterior dijo que, para usted, la cuestión clave en el entrenamiento es averiguar cuánto hay que entrenar realmente para obtener el estímulo óptimo. Si puedes entrenar bastante menos para conseguir el mismo efecto, tendrás más tiempo para otras cosas. ¿Cómo trata de abordar este óptimo?

En primer lugar, es importante documentar cada sesión con precisión para poder sacar después conclusiones precisas sobre la distribución del volumen y la intensidad. Esto puede durar varias semanas, meses o toda una temporada. Es importante mirar cuánto y qué has puesto y qué ha salido de ello. Si sigues comparando eso durante diferentes periodos de tiempo, puedes hacer ajustes específicos en diferentes direcciones.

Por supuesto, no tengo una herramienta para determinar exactamente lo óptimo de un estímulo de entrenamiento. Pero en base a la información y a las adaptaciones fisiológicas, intento acercarme a ese valor poco a poco. Los diferentes datos me dan información. El sentimiento del atleta también es crucial. Dos intervalos con la misma potencia y frecuencia cardíaca pueden ser completamente diferentes para el atleta. Esta información es muy importante.

El sentimiento del atleta también es crucial. Dos intervalos con la misma potencia y frecuencia cardíaca pueden ser completamente diferentes para el atleta.

Además, la fatiga muscular, por ejemplo, es muy difícil de medir. Por lo demás, utilizo la variabilidad del ritmo cardíaco para determinar la fatiga y la recuperación del atleta. En nuestro equipo de ciclismo, debido a los numerosos controles antidopaje, también tenemos recuentos sanguíneos regulares de los atletas, de los que se puede extraer información importante. Además, es un método sencillo para observar la relación entre las curvas de potencia y frecuencia cardíaca dentro de una unidad, lo que también se conoce como «desacoplamiento aeróbico».

A menudo, al principio de un año de entrenamiento se observa un punto en algún momento de la sesión en el que ambas curvas se alejan cada vez más. Esta es una buena manera de planificar el control de la carga y documentar el progreso. Por lo demás, hay muchas otras tecnologías que tienen su justificación. No tendría suficiente tiempo para analizar todo esto con suficiente detalle para cada atleta.

En el futuro, la inteligencia artificial podría ser una gran ayuda en este sentido, como en muchas otras profesiones y ámbitos de la sociedad. Sería concebible que una IA se alimentara de todos los parámetros necesarios, como los datos fisiológicos de los diagnósticos de rendimiento, la evaluación de las semanas, meses o años de entrenamiento anteriores, las sensaciones subjetivas de los deportistas y la evaluación automática de toda la información procedente de diversas herramientas. Y esto hace un análisis mucho más preciso con las instrucciones o la planificación posterior que los entrenadores de carne y hueso. ¿Cree que los posibles «entrenadores de IA» cambiarán la existencia de los entrenadores en los deportes de resistencia en el futuro?

Creo que la inteligencia artificial va exactamente en esta dirección. Puede procesar mucha más información. Siempre digo que cualquier tecnología que facilite la vida del deportista y del entrenador es estupenda. Si me da más tiempo en general y mejores datos, y al mismo tiempo puedo hablar con los atletas más a menudo, es perfecto. Si una inteligencia artificial escupe una sugerencia o un plan de entrenamiento basado en todos los datos, todavía puedo controlarlo y ajustarlo yo mismo. Hoy en día, el entrenador es más bien un gestor de todos los sistemas, que ayuda a los deportistas a tomar las decisiones correctas. La IA podría ayudar mucho a reunir toda la información para el entrenador, presentarla en conjunto y facilitar la toma de decisiones o hacerlas más precisas. Tal vez, con todos los datos, algo se escape y la IA lo señale. Esto podría cambiar la profesión de entrenador en el futuro, pero no cubre todo el alcance del trabajo de un entrenador.

¿Ve el peligro de que los entrenadores puedan ser parcialmente sustituidos por la inteligencia artificial en algún momento?

En mi opinión, el entrenador debe ser siempre quien tome la decisión final. Creo que el factor humano es insustituible, especialmente en los deportes de competición. Pero los entrenadores también tenemos que esforzarnos mucho, porque el apoyo individual siempre cuesta dinero. Y también hay atletas que simplemente quieren un plan. Cuando los atletas -especialmente los de grupos de edad- se enfrentan en algún momento a la cuestión de si utilizar un programa de IA tan sofisticado con o sin un entrenador, nuestro trabajo es convencerles de que realmente siguen necesitando un contacto humano. No veo que todo este desarrollo sea crítico en absoluto, siempre y cuando se entienda como un complemento. Sin embargo, cuando se trata de sustituir a los entrenadores, me parece problemático. La conexión, la confianza y la comunicación entre el atleta y el entrenador juegan un papel demasiado importante para ello. En todos estos años he aprendido que, al final, lo más importante es la dedicación y la pasión absolutas del deportista. Y eso no se consigue con máquinas.

Fuente: entrevista publicada originalmente en Tri-mag

Pedro Pale
Periodista por vocación, triatleta por devoción. Apasionado del deporte y la comunicación.

Morgan Pearson reflexiona sobre el entrenamiento con ¨superzapatillas¨: «solo tienes que tragarte tu ego»

Morgan Pearson, reciente medallista olímpico en triatlón, ex-atleta profesional y creador, junto a su compatriota Matthew McElroy, de las “normas del triatlón”, ha publicado...

Aftermovie Challenge Salou 2021

El pasado 3 de octubre tuvimos la suerte de poder vivir y grabar el Challenge de Salou. Fue un día lleno de emociones, marcado...

Lucha en Mallorca por los últimos puntos del ranking

Los dos peces gordos de la organización de eventos de media y larga distancia, IRONMAN y Challenge Family, llegan este fin de semana a...

¿Cuántos hidratos toma Kilian Jornet en una carrera de 10h?

El pasado 2 de octubre se celebró el Salomon Ultra Pirineu, 100 impresionantes kilómetros  con más de 6600 m de desnivel positivo, donde Kilian...

Emilio Aguayo sexto en el 70.3 Lanzarote

El día en Lanzarote comenzó como se avecinaba. 1900m de natación en Playa Blanca donde el eslovaco, Richard Varga, metía la sexta y se...

Emilio Aguayo sexto en el 70.3 Lanzarote

El día en Lanzarote comenzó como se avecinaba. 1900m de natación en Playa Blanca donde el eslovaco,...

Previa Ironman 70.3 Lanzarote: Cómo seguirla y favoritos

Este sábado vuelve IRONMAN a Lanzarote, vuelve el noveno IM 70.3 Lanzarote. Un par de medallistas mundiales,...

Cómo ver en directo Challenge Salou

Braden Currie, Albert Moreno, Frederic Funk, Sara Pérez, Lisa Norden o Lucy Hall son algunos de los...

Challenge Salou acapara miradas este fin de semana

Por fin llega del turno de unas las pruebas más esperadas del año en nuestro país. Tras...

Javier Gómez Noya y Pho3nix Foundation crean un circuito de triatlón para niños en España

Las nuevas Pho3nix Kids Triathlon Series by Javier Gómez Noya llegan a nuestro país de la mano...

El golpe sobre la mesa de Joe Skipper

Hasta este pasado domingo, nadie había conseguido bajar de 8 horas en IRONMAN Chattanooga. Pero llegó Joe...